DESTACADOS

Mal asesorada, Albasetti hizo un enorme papelón en el Concejo Deliberante

“Nadie nació sabiendo” -dice el dicho popular. Claro que cuando alguien se propone para un determinado trabajo, lo lógico es que sepa: máxime si ese trabajo significa representar a los vecinos de una ciudad de 750 mil habitantes en un órgano  legislativo.

Todos sabemos que hay muchos concejales, diputados y senadores que jamás abrieron la boca en los recintos, y/o presentaron proyectos. Estos legisladores tienen un nivel de exposición muy bajo y no pretender ser conocidos por el común de los mortales. Fueron “de relleno” en la lista sábana debido a las comunes componendas de los partidos y alianza electorales

Distinto es cuando un legislador –diputado o concejal- encabeza la boleta; quiere mostrarse ante la ciudadanía y tiene aspiraciones superiores en su carrera política. Allí pesa el conocimiento, y pesa también el nivel de quienes los asesoran.

En Quilmes la concejal libertaria Estefanía Albasetti irrumpió en la vida legislativa con mucho ímpetu. Hizo discursos fuertes -que se podrán compartir o no- pero que marcaron su impronta.

Claro que a la hora de legislar la edil de La Libertad Avanza chocó con la muralla de su ignorancia y de su mal asesoramiento e hizo un verdadero pepelón.

Albasetti anunció a través de redes sociales y algunos medios a los que reconoce subsidiar; que este martes presentaría en el Concejo Deliberante nada más ni nada menos que 300 propuestas recogidas de las peticiones vecinales.

Si bien legislar significa elaborar Ordenanzas que creen o modifiquen normas de carácter obligatorio; los concejales tienen también la misión de solicitar mediante las llamadas Minutas d Comunicación, inquietudes destinadas a que el gobierno municipal se ocupe de solucionar.

Estas Minutas tienen una redacción predeterminada que a lo largo de las décadas del funcionamiento democrático son utilizadas por todos los concejales, independientemente de su pertenencia política.

A veces se cambia el estilo, lo que no camba nunca es el sentido como se expresa y mucho menos se hacen pedidos improcedentes que no tienen nada que ver con la tarea municipal.

En las 300 Minutas de Comunicación que Albasetti presento se dice: “proceda a REALIZAR el siguiente problema” ¿¿¿¿????

Los problemas no se realizan, en todo caso se solucionan; por lo tanto no se le puede pedir al resto de los 23 concejales que acompañe con su voto semejante desacierto gramatical.

En otras Minutas la concejal de LLA, adames de pedir que se “proceda a realizar el siguiente problema” pide que los barrenderos pasen por determinado domicilio porque –según copia del pedido vecinal se paga con los IMPUESTOS MUNICIPALES.

Albasetti ignora que no todas las calles tienen servicio de barrido. Hay zonas que no están alcanzadas por este servicio y que por lo tanto pegan menos que aquellas donde sí se incluye. Pero lo más preocupante de la edil es que parece no saber que los Municipios no cobran “impuestos municipales” sino TASAS que justamente son retributivas de servicio. Si no está  el servicio, no se cobra.

Tampoco es obligación del Municipio retirar tierra o escombros. Estas tareas los frentistas deben hacerla a través de la contratación de volquetes. Tampoco lo sabía Albasetti

La gramática no es el fuerte de la concejal. En otras Minutas –donde se repite el proceda a realizar el problema- solicita la reparación de luminarias y coloca entre paréntesis (NO ESTA). Cabría preguntarse cómo se puede reparar algo que no esta.

Pero lo peor es que algunas de la Minutas pedían “realizar los problemas” en calles de Florencio Varela

Antes de llevarse adelante la sesión, los concejales de los otros bloques –algunos afines a su ideario- le hicieron ver estos errores y le pidieron que los corrigiese. Albasetti se negó e insistió en seguir adelante con sus barrabasadas gramaticales y sus peticiones ajenas al funcionamiento municipal.

Hace unos días Albasetti anunció que sumaba a su equipo a un “facebookero” que se ha caracterizado por su absoluta ignorancia de la gramática, de la ortografía, del léxico y del adecuando conocimiento de los deberes y obligaciones del Estado Municipal.

Da la sensación que el mal asesoramiento le ha dado sus frutos a la libertaria