×

NOTICIAS

“Los únicos privilegiados son los boliches”

Este martes el Concejo Deliberante de Quilmes aprobó una insólita e inexplicables Ordenanza (inexplicable desde el sentido común. El sofismo todo lo explica), mediante la cual se permite que bares, confiterías, heladerías y restaurantes amplíen más allá de las veredas su espacio comercial.

Este permiso otorgado durante la pandemia tenía por entonces su razón de ser. La gastronomía agonizaba y miles de puestos de trabajo e inversiones corrían peligro de extinción; al tiempo que centenares de miles de ciudadanos pudimos gracias a esa dispensa excepcional; volver a juntarnos con amigos, pasear con la familia y hacer realidad los acercamientos gestados en las redes sociales.

La pandemia terminó. Desde comienzo del año que no se requiere siquiera el uso del barbijo en la vía pública como no se utilizaba ni dentro de los boliches ni en las veredas o los deck porque –como todo el mundo sabe- es imposible comer y/o beber con la boca tapada.

Durante este invierno, como así también en los días o noches con temperaturas bajas, los deck colocados en las aceras por los dueños de locales gastronómicos, estaban totalmente vacíos.

Ahora que no hay pandemia, que ni siquiera se requiere el barbijo para subirse al bondi o ingresar a un banco; a los concejales quilmeños no se les ocurre mejor idea que reglamentar el uso de estos adefesios, permitiendo que los dueños de estos boliches tengan el beneficio de ampliar sus superficies comerciales en detrimento de miles de vecinos y de otros comerciantes de otros rubros, a quienes se sanciona (con justa razón) por poner un exhibidor en la vereda.

En Quilmes todos los centros urbanos tienen una problemática común: La falta de espacio para estacionar y en algunos casos, hasta para circular. Problema que se potencia con los mal llamados “cuida coches” una suerte de extorsionadores con patente de corsario a quienes hay que entregarle dinero para que no te rayen la pintura o te desinflen un neumático cuando alguien estaciona –si es que puede- su automóvil entre alguno de los deck.

Recorriendo cualquiera de estos centros urbanos se puede apreciar como hasta kioscos de 4 o 5 metros cuadrados en su interior lograron multiplicar su superficie comercial usando veredas y aceras para colocar mesas y sillas;  vender sándwiches y bebidas sin siquiera tributar por la ampliación de rubros.

Ahora la Municipalidad les legaliza el curro

Cabe preguntarse porqué la actividad gastronómica si y el resto no. ¿Cuál es la razón que impide a una pequeña verdulería ponga los cajones de manzana y rabanitos en la acera?

Si…ya sabemos qué lo hacen; pero es ilegal. De la misma forma que es ilegal que lo hagan los ambulantes que venden ropa en las veredas de la avenida 844 de Solano, o los dueños de las tiendas que colocan sus exhibidores para que no sean “los buscas” quienes les hagan competencia desleal.

De vez en cuando (más en cuando que en de vez) los inspectores los advierten o los multan ¿Porqué ellos no y la gastronomía si?

Hace muchos años que en la Argentina vemos como se avanza alegremente sobre el espacio público en nombre de cuestionables derechos que verdaderamente colisionan con los de la inmensa mayoría de los ciudadanos.

Lamentablemente las respuestas de quienes deberían terciar a favor de esas mayorías, van en sentido contrario.

Hace unos meses el diputado Javier Milei propuso la privatización de las calles, Por si no lo vio se  lo recuerdo https://www.lmneuquen.com/javier-milei-propuso-que-se-privaticen-las-calles-n689359

Desde el oficialismo y la principal oposición hubo mensajes y memes socarrones  criticando lo que llamaron “una propuesta ridicula”

Señoras y señores concejales de Quilmes: Van en camino a imitarlo

Claudio H. Gentiluomo

Join the discussion

There are no comments yet. Be the first to comment.
Leave a Reply

no content!