×

NOTICIAS

¿Quién protege este puesto clandestino de venta de alimentos?

Desde hace más de 6 años este trailer metálico se encuentra estacionado en la calle Gran Canaria casi esquina Carlos Pellegrini de Quilmes Oeste en un lugar donde a cualquier automovilista le hubiesen labrado una infracción y la grúa incautado el vehículo.

Pero el propietario del trailer debe contar con suficiente respaldo dado que han pasado tres administraciones, y el puesto ilegal sigue vendiendo alimentos elaborados sin las más mínimas y elementales exigencias de salubridad e higiene y por supuesto; sin pagar ni impuestos ni tasas; en franca competencia desleal con comercios del rubro que ni siquiera tienen autorizado abrir debido a la pandemia.

El puesto se instaló durante el mandato del ex intendente Francisco “Ali Barbá” Gutiérrez en la esquina de Canal de Beagle y Pellegrini, un lugar donde debido al carromato; no podían doblar camionetas o automóviles de gran tamaño.

Cuando se realizaron las obras de electrificación del ramal Roca y la zona se desocupó para que estacionaran y circularan los micros contratados para suplir al tren; el trailer se movió hacia Gran Canaria donde se estaciona hasta hoy.

La concejal Susana Cano (Frente de Todos) había presentado por entonces una Minuta de Comunicación solicitando el retiro y la clausura del ilegal comercio. La repercusión mediática del pedido obligó a Gutiérrez a clausurarlo, pero la medida fue por escasos días. A la semana volvió el olor de las hamburguesas y el humo de las planchas deonde se cocinaban.

Durante el gobierno de Martiniano Molina otra vez se presentaron Minutas pidiendo el cierre de la hamburguesería clandestina. El entonces secretario de la AFyC; Miguel Del Castillo; lo volvió a clausurar. Dos semanas después estaba abierto nuevamente.

Cambió nuevamente el gobierno, asumió Mayra Mendoza; y al poco tiempo se declaró la cuarentena que obligó a cerrar a la totalidad de comercios del rubro gastronómico, quienes sólo podían realizar delivery.

Sin embargo en el carromato de Gran Canaria y Pellegrini se siguió vendiendo panchos, hamburguesas y emparedados preparados y servidos por gente que sólo puede lavarse las manos en una palangana en la que tal vez se cambie el agua (desde un bidón) dos o tres veces por día.

Join the discussion

There are no comments yet. Be the first to comment.
Leave a Reply

no content!